HOMESCHOOLING en tiempos de cuarentena

Padres y madres de todo el mundo nos hemos visto en apuros cuando de un día para otro el gobierno de nuestros países nos sorprendía con la noticia de acatar una cuarentena forzosa por un mínimo de 15 días en algunos países o más en otros. Más aún cuando el año escolar a penas empezaba y muchos por fin podíamos tomarnos un respiro de las vacaciones y abrazábamos la idea de volver a nuestra rutina.

De pronto amaneció y nos encontrábamos junto a nuestras bendiciones más llenos de energía que las pilas Duracell, sin ningún ciclo vacacional que venga a rescatarnos, ni tan si quiera una salida al parque más cercano.

Después de un primer día caótico, probablemente te propusiste hacer un horario, imprimir cientos de hojas de aprestamiento o hasta hacerlas a mano o dibujar como locx a sus personajes favoritos para que los pinten y así vencer de alguna forma a la primera semana.

Te cuento de que el solo hecho de pensar en un horario o una rutina de actividades diaria ya te tiene encaminado dentro del mundo del homeschooling.

Ya, pero, ¿De que trata el HOMESCHOOLING o la EDUCACIÓN EN CASA?

En palabras simples, se trata de llevar el colegio a casa, o donde sea que el niño se encuentre. Creo que el ejemplo más tangible es el de los actores o estrellas infantiles que por su tipo de trabajo llevan el estudio a sus giras o a los sets de grabación.

Para profundizar en el tema puedes leer los siguientes artículos que dejo listados abajo.

Lo que personalmente te puedo decir al respecto es que aún en pleno ciclo escolar, la sola tarea de ayudar a nuestros hijos con la tarea o reforzar sus conocimientos en casa, ya nos convierte en “homeschoolers” aún sin saberlo. Claro que hay una diferencia abismal entre serlo un par de horas cada día o semana a serlo a tiempo completo y encargarnos personalmente de toda la educación de nuestros hijos durante toda su vida escolar.

Particularmente considero al “homeschooling” como una alternativa a la educación de mis hijos especialmente en un futuro radicando en mi país, así que se imaginarán que en mi curiosidad he pasado muchas horas dedicadas a investigar y terminé por descubrir redes de padres homeschoolers no solo en Peru, sino también en muchos otros países, sobre todo en los de habla inglesa.

Pero volviendo al tema de este post, aunque ni en sueños se te haya cruzado la idea de convertir tu hogar en una escuelita y mucho menos te imagines a ti mismx como el/la maestrx de tus propios hijos, lo que sí podemos hacer es aprovechar la versatilidad y las herramientas que nos brinda el “homeschooling”.

Antes que nada debemos ser conscientes y aceptar que el problema de hoy en día es que “nos han obligado” a estar en casa con nuestros niños, y ese sentimiento de “obligación” desencadena una serie de otros sentimientos negativos sobre la idea de pasar tantos días seguidos y “sin descanso” junto a ellos.

Quizás eres del grupo que se encuentra en modo automático, sobreviviendo el día a día y rogando porque este se acabe o se nos duerman las bendiciones lo más antes posible… googleando con locura tutoriales, recetas o cualquier manualidad que los mantenga entretenidos cuando la tablet o el celular se descargan o bien cuando sus cientos de juguetes no cumplen la función de entretenerlos.

O tal vez eres del grupo de los que tenían bajo la manga un plan de contingencia formulado desde la aparición del primer caso con una rutina diaria de actividades, establecida durante 60 días por cada bendición… peeeero andas en modo frustración porque descubriste que no lo pueden seguir al pie de la letra durante más de un día.

Sea como fuere, antes que nada primero debemos partir de lo más importante: para tener niños felices y un ambiente equilibrado en casa, primero debemos procurar estar en equilibrio nosotros mismos y sobre todo ordenar todo ese mar de emociones que actualmente podemos estar sintiendo. No es fácil, lo se, pero es algo tan básico y necesario como respirar. Abajo te dejo algunos artículos que te pueden ayudar para conocerte a profundidad e identificar muchas de esas emociones y sus desencadenantes.

Poder indentificar tus emociones te ayudará a en consecuencia, identificar las respuestas que se generan tanto en tu cuerpo como en tu mente, por ejemplo: estrés, ansiedad, cansancio, pánico, dolores de cabeza, sudoración…. y pensamientos que pueden ser racionales o irracionales. No eres el/la únicx que está experimentando un cúmulo de emociones a raíz de esta cuarentena, es comprensible y válido que nos lleguemos a sentir de N formas, lo que debemos cuidar es el tipo de respuestas psicosomáticas que se generan como consecuencia, ya que estas mismas no solo nos afectan a nosotros mismos, sino también a las personas de nuestro entorno y sobre todo a nuestros niños.

Una vez hecho eso, estarás listx para empezar cualquier cuarentena con niños así dure años (Dios quiera que no). Te cuento que un beneficio secundario de lo anterior es que, asi como has validado todas tus emociones, podrás comprender mucho mejor las emociones de tus hijos, sus desencadenantes y sus propias respuestas, y reaccionar con mucha más empatía y paciencia que antes.

Dicho todo eso, vamos a lo más interesante…

¿Como me beneficia el HOMESCHOOLING en tiempos de cuarentena?

Lo que me encanta del homeschooling es que, tu manejas tanto la forma de aprendizaje de tus hijos como los contenidos que les quieres presentar (curricula), es por esto que puede llegar a ser tan versátil como tu te lo propongas.

Ya se, ya se… si ya quieres tirar la toalla nomas de imaginarte la chambaza que es dártelas de maestrx y hacer tu mismo un plan curricular anual, ALTO! Basta con googlear un poco y te darás cuenta de la cantidad de planes curriculares que se encuentran online. Los más tradicionales son los que los Ministerios de Educación de cada país cuelgan para conocimiento público, mientras que también están los alternativos, creados por otros padres homeschoolers así como organizaciones que se basan en una determinada corriente pedagógica.

Estos últimos obviamente no son gratuitos pero te salvan temporadas o hasta 12 años de enseñanza en casa, solo es cosa de escoger el que más se adecue al tipo de pedagogía o enseñanza que quieres para tus hijos… Claro que en este caso se trata solo de un par de semanas y quizás algunos días más, así que basta solo con conocer lo más esencial: establecer una rutina (o ritmo) diaria y semanal y, sobre todo, metas reales.

Entonces, ¿por donde empiezo?

Si ya se te agotaron todas las ideas, las recetas de postres, las hojas para colorear, etc. etc. y te levantas cada día de mal genio esperando que llegue la noche y las bendiciones se vayan a dormir, entonces saca una hoja y un lápiz o prende tu impresora rai nau!

Y si ya tienes todo planeado pero ya perdiste toda esperanza porque no tienes idea de porque no funciona con tus hijos… vamos a ver dónde está el detalle.

En primer lugar, si bien estar organizado y hacer un plan te permiten tener un norte, seamos realistas, ni si quiera los horarios de comidas llegan a funcionar al cien por ciento con nuestros niños. El homeschooling es versátil y flexible, si un día la rutina no se siguió al pie de la letra, no hay problema, habrán días buenos y otros no tanto, ademas estamos en casa, sin apuros ni fechas límite, en un ambiente que debe dar seguridad a nuestros niños, no en un cuartel de soldados.

Ya sea que tu rutina incluya clases a distancia del colegio, los kilos de tareas que les dejaron por la cuarentena o simplemente una serie de actividades para mantenerlos ocupados y sacar provecho de estos días, ten en cuenta que el aprendizaje debe fluir en ellos y no imponerse.

Una frase que me encanta de María Montessori es “follow the child” o “sigue al niño”. Nadie mejor que tú conoce a sus propios hijos, sabes todos sus gustos, sus puntos fuertes, así como lo que no les gusta y aquello en lo que flaquean. Sobre todo y más importante a tener en cuenta es saber aquello que les despierta curiosidad. Si de pronto tu propia rutina o x factores no te han permitido indagar antes sobre esto, ahora es cuando! Así que empieza haciendo una lista de lo que te acabo de mencionar.

Una vez que tienes todo mapeado, es hora de empezar con la rutina. Yo prefiero enfocarme primero en la semanal y luego en la diaria, pero a ti te puede funcionar mejor al revés, no existen reglas en el orden. Lo que a mi me funciona es designar una actividad central por cada día, por ejemplo, junto a mis hijos hemos determinado las siguientes actividades por día:

  1. LUNES : Postres. En este día tratamos de hacer alguna receta juntos, no necesariamente para hornear, puede ser de cualquier postre.
  2. MARTES : Arte. La artista de la familia es mi hija, asi que pintamos o dibujamos. A veces lo hacen libremente, otras, pintan dibujos de sus personajes favoritos que previamente imprimo de internet.
  3. MIÉRCOLES : Experimento. A mi hijo le encantan los experimentos así que este día lo dedicamos a las ciencias. Cuando no tenemos todos los insumos, cambiamos a “Plastilinas”.
  4. JUEVES : Manualidad. A ambos les encantan las manualidades, así que hacemos algún proyecto juntos.
  5. VIERNES : Aventura. En este día salimos a caminar a los alrededores o por lo menos lo pasamos en el jardín. No saben como se divierten regando las plantas y mas aun descubriendo gusanos de tierra…
  6. SÁBADO : Tareas del hogar. A diario trato de involucrarlos en alguna tarea domestica, pero en este día todos juntos limpiamos u ordenamos algún lugar de la casa.
  7. DOMINGO : En familia / Iglesia. Mi esposo actualmente trabaja hasta en sábados, así que normalmente los domingos lo pasamos en familia saliendo juntos por lo menos a la iglesia, digamos que es nuestro día libre.

Eso es todo, súper simple. Eso sí, funciona mucho mejor si lo haces participativo e involucras a los peques en el proceso. Quizás prefieres lo practico y te basta con tenerlo solo para ti, pero te recomiendo que lo materialices y lo conviertas en una actividad conjunta, más aún si se trata de niños pequeños. Pueden crear una rueda dividida en 7 partes, con los nombres de los días, dibujos que representen cada actividad y si en casa aún están en modo “preescolar”, pueden también asignar un color a cada día, y ponerlo en un lugar visible. De esta forma los niños podrán verlo cada mañana y saber que es lo que les espera sin necesidad de aprender a leer o saberse los días de la semana de memoria.

Fuentes: Asmalltribe.blogspot.com , Fridabemighty.com , ArtdesignsbyNicole

Aqui algunos ejemplos de lo que te acabo de sugerir. Es una de las herramientas de la pedagogía Waldorf, puedes investigar más al respecto en san Google.

Continuamos con la rutina diaria. Esta dependerá de tu día a día. Mis hijos duermen más o menos a las 10 pm y se levantan a las 8 am, así que nuestro día dura unas 14 horas sin siestas de por medio (ayuraaaa!!!).

Empieza por colocar todas las actividades que con o sin cuarentena nunca cambian, como la rutina de levantarse y de ir a la cama (lavarse la carita, cepillarse, vestirse, ir al baño, etc), la hora de la siesta o la hora de las comidas. Dependiendo del grado de involucramiento de tus hijos en las tareas del hogar, puedes sacar provecho y establecer rutinas antes y después de las comidas, como ayudar a poner la mesa, lavar los platos o hasta ayudar a cocinar… créeme que ahí ya se te fueron por lo menos unas 3 a 4 horas.

Luego, ya se trata de rellenar el día con las actividades pendientes que pueden ser las de su rutina semanal y/o clases virtuales, la hora de hacer tareas o alguna otra que quisieras implementar a diario. En mi caso, al ser cristiana me gusta incluir una hora para hacer QT (quiet time) o estudio bíblico con mis hijos. Por otro lado creo que también sería genial incluir un tipo de actividad física a diario, así gastan la energía que gastarían normalmente en exteriores.

Otra alternativa es jugar con ambas rutinas estableciendo un tema semanal, por ejemplo ya se acerca la semana santa, así que puedes adaptar las actividades diarias o semanales a ella, con historias bíblicas o películas relacionadas, manualidades o juegos como el del conejo de pascua, etc.

Recuerda que tu decides que contenidos y que materiales usar. Las posibilidades son infinitas, solo ten en cuenta que si se trata de tareas o clases, los niños funcionan mejor en las mañanas que en las tardes (con excepciones claro), y si te ha tocado de aquellos que la energía parece que nunca se les acaba, puedes variar o adecuar cada actividad de modo que incluya mucho movimiento (bailar lavando los platos, o escenificar la hora del cuento, etc.).

Aquí te dejo algunos ejemplos Waldorf.

Fuente: Pinterest

Y aqui otros Montessori.

Te aseguro que de esta forma los días y semanas se pasarán volando, además de que se dice que el establecer rutinas desde pequeños es super beneficioso, estarás desarrollando actividades significativas y pasando tiempo de calidad con tu/s hijo/s, en lugar de andar a la deriva y sin sentido, agotando las recomendaciones de la amiga de la prima de la hermana de tu tía…

No olvides que no se trata de obsesionarnos con seguir ambas rutinas al pie de la letra, en mi caso, hemos incluido las horas solo de referencia, ni una sola vez las hemos cumplido todas, mucho menos cuando me ayudan en la cocina o a mi curiosito le da por preguntar sobre una y mil cosas a la hora del almuerzo. La hora de hacer tareas también se ha llegado a convertir en 2 o 3… y es un reto constante el encontrar la forma de que no llegue a ser “la hora de la tortura”, pero de eso ya te hablaré en otro post.

Te dejo el link a un par de posts super buenos sobre las rutinas, escritos por Marta Prada de Pequefelicidad, y de regalo un par de cosillas que te facilitarán el proceso.

  1. RUTINAS Y MONTESSORI
  2. NUESTRO CUADRO DE RUTINAS PARA EVITAR CONFLICTOS Y FACILITAR EL ORDEN DIARIO

Espero que esta información te sirva . Por primera vez todos estamos juntos en esto, sin distinciones de ningún tipo. Vamos, aguantemos un poco más que si se puede!

Tu amiga, Nadhia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s