El primer mes de una mamá latina en Corea

Este post fue publicado originalmente durante mi estadía en Corea junto a mis hijos, de octubre 2017 a marzo 2018. Actualmente estamos viviendo en Perú.

Ya han pasado dos meses desde que llegamos a Corea, 2 meses ya desde que esta mamá latina dejó su cálido hogar para venir a estas tierras orientales junto a sus dos retoños y a su esposo… coreano. Actualmente vivo con mis suegros, con hijos y sin esposo, pues mismo drama coreano, se fue lejos muy lejos al otro lado del mundo y me dejó aquí para vivir mi sueño de “dorama”… No me creas! 🤣

Mi objetivo personal al embarcarme en este viaje con mis hijos fue permitir que mis suegros pasen tiempo con ellos. Mis niños adoran a sus abuelitos peruanos pero por cosas del tiempo y la distancia no han podido disfrutar de sus abuelitos coreanos como se debe. Mi niño pasó menos de 1 mes de su vida con ellos cuando fueron de visita a Perú para conocer a su primer nieto hace ya un par de años. Mi niña no los conocía más que por video llamadas o fotos. Yo crecí sin mis abuelos maternos ni paternos, y pues sinceramente, uno siempre necesita de sus abuelos, ¿no? ¿Quiénes sino ellos para engreírnos? Yo siempre desearé haber tenido la dicha de pasar mucho más tiempo junto a ellos en mi infancia, así que para no repetir la historia, heme aquí.
Hace prácticamente un mes que tengo pensado hablar de este tema pero como toda madre me entenderá, ya no soy dueña de mi propio tiempo, así que por una u otra razón iba dejándolo para “después”… pero aquí estoy, desvelándome, para contarte a grandes rasgos como ha sido nuestro proceso de adaptación en nuestro primer mes por aquí, así que ponte cómodx y acompáñenme a leer esta triste…ok no historia hasta el final…

EL VIAJE

El viaje a Corea desde Perú, es uno de los más laaaargos ya que o bien hay que cruzar todo el continente americano y el océano Pacífico o de lo contrario, cruzar el Atlántico para surcar los cielos europeos y chinos hasta llegar. Si bien mis hijos antes han volado en avión, este fue su primer vuelo de más de 4 horas. Nuestra ruta fue Lima – Los Ángeles – Incheon (Corea), y la verdad que el viaje hasta L.A. fue bien tranquilo, ya que el sueño nos ganó a todos y prácticamente dormimos durante todo el vuelo. La verdadera odisea comenzó al pisar suelo americano 😞, Los controles migratorios de llegada fueron los más sencillos, pero para pasar a la sala de embarque había una super cola, y yo la verdad por ningún lado vi o no me di cuenta de ninguna cola preferencial 😭. Así que ahí estábamos, mi esposo cargando las maletas de mano y yo en un brazo a mi hija y en el otro a mi hijo, ya que él tenía sueño y ella estaba asustada de ver tanta gente en un lugar extraño…

Felizmente sobrevivimos a eso, pero el vuelo fue otra historia. 13 h o 14 h sentados, del servicio a bordo no me puedo quejar pero los asientos sinceramente no eran los más cómodos para un vuelo con tu niña durmiendo en tus brazos. Mi niño sí, gracias a Dios, la pasó mucho mejor. Claro para eso yo llevé mi arsenal de juguetes y actividades para mantenerlo entretenido durante el vuelo 😁, además justo en el asiento trasero iba un niño que ayudó a que no se me aburra (con uno que otro golpe de por medio, pero bueno jejej).
Ya en suelo coreano, nos tocó viajar en bus y luego en taxi unas 4 h más hasta llegar a casa de mis suegros. El jetlag yo no sé a mí cuanto me duro… pero a mis hijos les habrá durado más o menos un par de semanas. De hecho eso ayudó a preparar con tiempo a mi hijo todas las mañanas para ir al nido pues se levantaba a las 5 am o 6 am, a veces a las 4 am jajaj

LA COMIDA

Si pudiera resumir la comida diaria del peruano promedio en 3 palabras, estas serían: pan, arroz y café (bueno, quizá también leche o quinua…), ¿verdad? En el caso de los coreanos, serían: arroz, kimchi y agua (pura o de cebada). A diferencia de la mesa peruana en la que cada quien tiene su propio plato bien taypá, en la mesa coreana todo se comparte. El arroz es cosa de todos los días, desayuno, almuerzo y cena, al igual que el kimchi, una especie de encurtido o ensalada de col fermentada con polvo de ají y otros ingredientes. Lo que siempre varía son los acompañamientos que se sirven en pequeños platitos al centro de la mesa junto a un plato principal que puede ser una sopa, guiso o carne (de res, cerdo o pescado) a la parrilla.

Yo no tuve mayores problemas con la comida, en Perú aunque no comíamos a diario en casa la comida coreana, sí hay restaurantes coreanos y los frecuentábamos regularmente. Sinceramente antes de venir aquí pensé que quien tendría mas problemas para acostumbrarse sería mi hijo, pero en realidad no fue así. En el nido les dan el almuerzo así que prácticamente desde que llegó ha estado comiendo sin mayores problemas.

El caso de mi hija fue más especial. Ella sí haciendo honor al dicho, “de tal palo, tal astilla”, tiene buen diente, y come de todo a todas horas (nomas es cosa de verle la pancita que lleva orgullosa a todos los lados ❤), por tal motivo acá el primer mes le paso casi de todo… se llenó de gases que no la dejaban dormir, le dio infección de estómago y en consecuencia fiebre durante varias noches, por último también estuvo estreñida por unos días. Era ir al hospital cada semana,  recibir medicamentos y aún así ver como la siguiente semana se me enfermaba otra vez… realmente fueron días muy complicados. He tenido que cambiarle algunas comidas y otras simplemente no darle más, con esas medidas actualmente su barriguita ya esta mejor y puede comer casi de todo como siempre.

LA CIUDAD Y EL VECINDARIO

Siempre que me preguntan, digo que estoy viviendo en provincia, usando términos exactos, vivimos en una especie de “caserío” en un pueblo llamado Seongsong [성송]. Aquí solo hay unas 6 casas y una iglesia pequeña, el resto son chacras de arroz y otros productos agrícolas. El pueblo está como a 30 minutos caminando y la ciudad más cercana, Gochang [고창], a 30 min en bus. Felizmente el paradero de buses está frente a la casa de mis suegros, pero los buses pasan cada hora o 2 horas, según a donde uno quiera ir. Las compras de comestibles, atención médica, ropa, y cualquier producto/servicio que necesitemos las tenemos que hacer en Gochang o por internet. Aquí en Corea la mayoría de familias tienen carro propio, así que eso facilita el transporte.

Si bien menciono caserío y pueblo, estos lugares para nada se parecen a sus contrapartes en cualquier lugar de Latinoamérica, claro el paisaje sí puede ser muy parecido, pero aquí hay pistas por todos lados, hay servicio de agua, luz eléctrica, internet, teléfono y tv por cable las 24 h del día. El hospital de la ciudad se compara fácilmente con cualquier clínica privada de la capital peruana. En ese sentido, la verdad que uno no siente que realmente estuviese en un lugar alejado.

A una hora de aquí se encuentra la ciudad cercana más grande, Gwangju [광주], ahí si uno puede encontrar tiendas por departamento, grandes supermercados, librerías, todas o casi todas las tiendas de maquillaje y etc etc. Ir allá es algo que hago esporádicamente por el gasto que implica (en pasajes y comida mas o menos 20 $ por vez). Y pues a Seúl, son 4 horas en bus, o 1 hora en bus + 1 hora en KTX (“tren bala”), así que desde que llegamos no hemos ido ni una sola vez. Quizá más adelante.

EL CLIMA

Teníamos planeado venir a Corea en la temporada de invierno ya que es cuando mis suegros descansan del trabajo y por ende tienen tiempo para dedicarlo a sus nietos, así que aquí estamos, este fin de semana en occidente se celebra la Navidad y el otro es el último del año. A pesar de la nostalgia y la distancia, nos las arreglaremos para acompañar a mi familia en esas fechas por lo menos por videollamada jejej A pesar de todo pro primera vez pasaremos una blanca Navidad y desde ya cada día nevado los que mas disfrutan son mis hijos 😊.
Cuando se habla del clima coreano siempre mencionan que acá las 4 estaciones son bien marcadas, en invierno la nieve, en verano el calor intenso, en otoño  las hojas de los árboles cambian de color y empiezan a caer, y en primavera, las flores por todos lados empiezan a florecer. En mi querido Perú, por lo menos en la costa, creo que generalmente sólo hay 3 estaciones, pues la verdad en los últimos años no he sentido diferencia entre el otoño y la primavera.

Si bien en Lima el frío más intenso llegaba a los 13° u 11°, la humedad era lo que más nos hacía sufrir, especialmente a mi niño, quien desde chiquito tiene problemas de bronco espasmo. Cada invierno nos ha tocado visitar al pediatra seguido con inhaladores y nebulizaciones de por medio, así que el frío de aquí era una preocupación. Sin embargo, en los dos meses que llevamos a penas le ha dado algún resfrío con su respectiva tos, que con los días y los medicamentos del pediatra local se le han ido sin nada de drama. Gracias a Dios, hasta ahora nos hemos olvidado de los corticoides y demás. Aún no llega el frío más intenso aquí (-10° ~ – 15°) pero aún así tengo fe en que todo estará bien. Aquí el clima seco le está ayudando un muchísimo.

Photo Credit: lisa Flickr via Compfight cc

EL IDIOMA

El idioma… el idioma… el idioma… jajaj bueno siempre digo que entre el coreano, chino y japonés, el coreano es el más fácil. Mi esposo no es un buen maestro, si tu objetivo es aprender coreano, no te cases con un(a) coreanx no amigx, no!, a menos que sea maestrx de profesión. En Perú después de casarme me dediqué a estudiar en casa con mis libros cada que tenía tiempo. Antes de eso, sí estuve en un par de institutos por algún tiempo así que ya tenía algo de base, pero no es lo mismo usar esporádicamente el idioma a venir aquí y usarlo 24/7. Sinceramente, mi nivel siempre fue de básico superior, quizá intermedio inicial, y llegando acá a lo mucho y mis oraciones tenían el verbo bien conjugado, pero conforme más practicas cualquier cosa, con el tiempo llegas a mejorar, ¿verdad? Actualmente puedo comunicarme con las personas sin problemas (claro que hay muchas veces en las que me enredo o me quedo en blanco sin saber que decir jajaj), aquí en el campo, es normal que las señoras de edad te hagan la conversación, y eso ayuda a practicar, pero si me piden que vaya a debatir sobre la economía internacional o sobre la política coreana vs. la peruana, no pues sería un fail total 😆Otra cosa que me ha ayudado es el programa de apoyo del gobierno a las familias multiculturales, pues hay programas gratuitos de enseñanza del idioma a las esposas extranjeras casadas con coreanos. Ahí estuve mas o menos 1 mes hasta que entraron en vacaciones. Más detalles del programa se los daré en otro post.

En cuanto a mis hijos, ambos tienen talento para el lenguaje, el mayor empezó a hablar antes de los 2 años y cuando empezó el nido en Perú, hablaba más que sus compañeritos. La segunda empezó a hablar incluso mucho antes que él, mas o menos a los 15 meses. En casa, solo su papá les hablaba en Coreano, así que su lengua materna es el Español. Llegando aquí el mayor entendía más coreano que su hermana, pero ninguno podía hablar fluidamente o formar oraciones de más de 1 palabra. El nido es lo que ha marcado la diferencia. Mi niño actualmente diferencia con quién debe hablar Coreano y con quién cualquiera de los dos (yo), claro él se siente más cómodo con el Español, pero ya puede comunicarse con sus amiguitos y sus abuelitos, aún no fluidamente pero sí entiende cuando le hablan y se deja entender. Mi niña del mismo modo, aún no habla fluido ninguno de los 2 idiomas (a penas tiene 18 meses) pero sí ahora entiende más el coreano y repite fácilmente palabras coreanas que escucha.

EL AMOR A DISTANCIA

No hombre, pues aquí si no fuera por el internet, créanme que ya estaría nadando o de infiltrada en algún barco pesquero camino a Perú. Les quiero hablar del amor tanto conyugal como filial, digo, mi esposo y mis padres están del otro lado del mundo. Casi todos los días o bien dejando un día nos comunicamos por internet, las video llamadas hacen todo más llevadero. Lo único que me pesa un poquito a parte de no pasar juntos las fiestas de estas épocas, es no poder estar fisicamente presente ante cualquier adversidad. Por otro lado ya me he perdido la clasificación de mi país al mundial y toda la emoción de tremendo acontecimiento. Actualmente me estoy perdiendo de toda la crisis política que se está viviendo por allá, aunque quizás en este caso sea mejor así…

En cuanto a mi esposo, pues dime, ¿a quien no le gusta recibir un fuerte abrazo o un beso de su novix o esposx? Por esa parte pues siempre lo reconfortante es saber que el tiempo vuela y pronto estaremos juntos de nuevo, para todo lo demás Kakao Talk y WhatsApp se han convertido en nuestras apps más usadas. A parte de eso, la confianza siempre se mantiene, y en mi mente y corazón siempre guardo el siguiente mantra: “Lo que es de Dios, será”. Con eso es suficiente.

MIS SUEGROS

Te podría contar o mas bien copiar la trama de algún drama coreano aquí, pero no. La relación con mis suegros hasta ahora es muy buena. Son unos suegros encantadores claro que he tenido suerte, no siempre es así En el caso de mis hijos, pues nada, son como cualquier abuelitx chochx que engríe a sus nietos, a veces de más jejej. Sí han habido choques culturales no se si se podrían llamar así pero mas que nada debido al hecho de que es la primera vez que pasan 24/7 con sus nietos que están en edad de ser terremotitos, mientras que ellos ya están en la edad de la paz y la tranquilidad. Otro punto que ha influido es el hecho de que ellos han criado a sus hijos en un época en la que no habían tantos avances médicos, científicos, tecnológicos, etc. y actualmente la psicología también ha profundizado bastante desarrollando nuevas investigaciones sobre formas de crianza que obviamente no habían en sus épocas, sin embargo considero eso más como un choque generacional que como un choque cultural, pues es algo que sin duda se da en cualquier parte del mundo entre abuelos/bisabuelos y padres.

Sobre su trato hacia mí como nuera extranjera, pues algo que ha influido mucho ha sido el hecho de que desde hace unos años en el campo (y actualmente casi en todo Corea), empezó una nueva tendencia de matrimonios multiculturales o mejor dicho biculturales. Los coreanos al no encontrar esposas coreanas (pues las coreanas actualmente o no se quieren casar, o los prefieren extranjeros o se casan ya pasados sus 30s o 40s) optaron por buscar esposas extranjeras, así que desde antes de mi llegada a su familia, mis suegros ya tenían amigos con nueras vietnamitas, camboyanas o filipinas, así que eso ayudó a que estén más predispuestos a aceptarme en su familia. De todos modos creo que lo único que más les preocupaba era que sus dos hijos de edad (mayores de 30) tengan descendencia…

Así ha sido mi primer mes en Corea, con días cansados y muchas noches en vela pero con la satisfacción de ver a mis hijos y a mis suegros pasar el tiempo juntos y crear bonitos recuerdos. Recuerdos que quizá mis hijos no recordarán muy bien, pero yo estaré ahí para avivar sus memorias con historias o fotografías 😊. Aún nos quedan algunos meses más aquí y aunque he dejado mi país, y tanto para mí como para mi esposo, este viaje representa un gran sacrificio, sabemos que valdrá la pena.

¿Te animarías a ir a un lugar desconocido y alejado de tu hogar por el bienestar de tus hijos? Si ya lo has hecho, ¿Como fue tu proceso de adaptación?

Tu amiga, Nadhia ❤

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s