8 grandes errores que cometemos al aprender Coreano (o cualquier otro idioma)

El contenido original le pertenece a FLUENT IN 3 MONTHS. El autor es Benny Lewis, políglota irlandés que ama aprender idiomas. Este artículo ha sido traducido y adaptado al Español por la autora de este blog.

Ya que el tema original abarca cualquier idioma, también aplica al aprendizaje del idioma Coreano. Sin embargo, la adaptación no está centrada en el aprendizaje de éste, pues de esta forma le puede ser útil a cualquier persona que esté aprendiendo o quiera aprender cualquier otro idioma.


Si te pido que menciones algunos errores al aprender un idioma, ¿cuáles mencionarías?

¿Mala pronunciación? ¿No saber las palabras correctas? ¿Confundir la gramática?

Esos son errores muy muy comunes y los cometemos todo el tiempo cuando aprendemos un idioma, pero estos no son los errores que te bloquearán el camino de aprendizaje. De hecho, estos “errores” -tener un vocabulario limitado, confundir la gramática, tener un acento raro- son una parte natural y necesaria del proceso de aprendizaje, así que, no son errores del todo.

Hoy compartiré contigo 8 de los errores más comunes con los que luchamos cada día quienes estamos aprendiendo un nuevo idioma. ¡Dejemos de cometerlos!

Aunque estos errores bloquearán tu proceso de aprendizaje, son fáciles de corregir haciendo algunos pequeños cambios en tu forma de pensar.

Error # 1: Me muero de miedo de cometer errores

Los errores son una parte fundamental al aprender idiomas (o para aprender cualquier cosa en realidad), así que no pases las noches en vela pensando en ellos.

Piensa en esto: No hay forma (Es prácticamente imposible) de que logres fluidez sin cometer muchos pero muchos (y muchos mas) errores. Entonces, ¿porqué tratar de evitarlos? En lugar de eso, acepta que el hecho de ser un principiante significa que te sentirás fuera de tu zona de comfort por un buen rato.

El propósito de cometer errores es aprender de ellos. Una buena estrategia es aprender tus lecciones tan rápido como sea posible y seguir, mejor y con más seguridad que antes.

Si aprender un nuevo idioma te causa mucho estrés, es mucho más probable que tires la toalla. Evitando hablar hasta que puedas decir palabras “perfectamente”, te silenciarás a ti mismo(a). Preocuparte mucho sobre ser perfecto, literalmente, te paralizará.

Siempre recuerda que los errores son la puerta a la mejora continua y son esenciales para nuestro desarrollo, sin ellos tu progreso se detendrá.

SOLUCIÓN: Aprende a amar tus errores

Aprende a aprender de tus errores. Al final de cada día tómate unos momentos para apuntar los errores que cometiste en tu proceso de aprendizaje, luego, junto a cada error escribe lo que aprendiste de este y cómo puedes mejorar la siguiente vez. Pronto tu mente naturalmente cambiará de estresarse por tus errores a mirarlos como oportunidades de mejora.

Tengo una actitud amigable con los errores en el proceso de aprendizaje de idiomas. Son tan necesarios que una de mis metas es cometer por lo menos 200 errores al día cuando estoy en mi modo más intenso de aprendizaje. Diciendo las cosas equivocadamente 200 veces, sé que estoy usando el idioma, y sé que estoy aprendiendo a cómo decirlo correctamente tan rápido como sea posible.

Error #2: Pienso que nunca lo pronunciaré correctamente

Con cientos de diferentes unidades de sonido (fonemas) en los idiomas del mundo – entre 300 y 600, dependiendo de a quien le preguntes- es fácil sentirse sobrecogido.

Parece una batalla de nunca acabar cuando se trata de dominar la “ch” del Alemán, los acentos del Chino, o las largas cadenas de consonantes del Checo y del Ruso. Incluso cuando revisas una palabra tan familiar como “radiación” en un idioma como el Francés, su pronunciación suena como “Hhah-di-ah-si-ong”, que es muy diferente a lo que estás acostumbrado a escuchar como un hablante del Español.

Te contaré un pequeño secreto:

El problema no es que estas palabras son difíciles de pronunciar, el problema es que la pronunciación del Español y sus reglas gramaticales son raras.

Piénsalo. ¿Por qué el sonido “s” suena y se escribe diferente en casa, zapato y cena? Como hablante del Español, tienes la ventaja de sentirte cómodo(a) en un idioma lleno de reglas complicadas de fonética. Si puedes aprenderlas entonces es muy seguro que puedas aprender a pronunciar cualquier idioma.

SOLUCIÓN: Identifica las reglas de fonética que te dan más problemas

Haz una lista de palabras (idealmente que sean importantes para ti, como por ejemplo de dónde eres, tus hobbies, tu trabajo o tus estudios) y trata de decirlas. Puedes revisar tu pronunciación buscando las palabras en Forvo.com para escuchar como las pronuncian hablantes nativos. Después de un tiempo empezarás a internalizar los patrones.

Repite las palabras una y otra vez, y eventualmente tu memoria muscular(1) se hará cargo del resto. Tu boca y lengua tendrán un poco de trabajo al principio hasta aprender a producir estos nuevos sonidos, pero con la repetición, pronto estarás pronunciando incluso las palabras más difíciles con facilidad.

(1)Memoria muscular: Se refiere a consolidar una tarea motora específica en la memoria por medio de la repetición. Cuando un movimiento es repetido en el tiempo, se crea una memoria muscular a largo plazo para dicha tarea, permitiendo eventualmente que esta se realice sin esfuerzo consciente. (Tomado de Wikipedia)

Error #3: Me enredo con la Gramática

Sí, el idioma que estás estudiando tiene gramática, y, sí, algunos puntos gramaticales pueden ser “difíciles”, pero, ¿adivina qué? ¡Cada idioma también tiene aspectos de la gramática que son fáciles!

Hay dos errores relacionados que cometemos con la gramática. El primero es ignorar esos aspectos que pueden hacer el idioma mucho más fácil. Por ejemplo, nunca tendrás que conjugar verbos en Chino o saber tipos de sustantivos en Italiano.

El segundo error es enfocarse en los detalles de la gramática “difícil” sin dar un paso al costado para ver como puede ser simplificada. Los Géneros en idiomas como el Francés son mucho más fáciles cuando te das cuenta de que no se trata de la palabra, sino de la(s) última(s) letra(s) de la palabra! Incluso aspectos realmente difíciles como las reglas de los plurales del Alemán tienen soluciones prácticas que puedes usar.

Cada idioma tiene estos “hacks” que puden simplificar la gramática y hacer el aprendizaje mucho más fácil.

SOLUCIÓN: Disfruta las partes gramaticales que son fáciles -todos los idiomas las tienen- y encuentra reglas para simplificar las partes “difíciles”

Tómate un tiempo para identificar esas partes del idioma que pueden simplificarse en reglas fáciles de entender.

Error #4: Me estoy concentrando en Vocabulario… equivocado

Uno de los errores más grandes que puedes cometer con el vocabulario es equivocarte al escoger las palabras correctas para ti.

El vocabulario te es útil siempre y cuando sea relevante para ti y tu familia. Después de todo, es más probable que hables sobre tus hobbies, familia o lugar de origen, que sobre el país que produce más kiwis en el mundo (Italia, aunque no lo creas).

Enfocarte en palabras específicas para ti, te permite construir rápidamente una lista de vocabulario que puedes usar en conversaciones cuando sea. Además, ya que estas palabras son relevantes para ti, será más fácil que las recuerdes.

SOLUCIÓN: No colecciones listas de “Las 1000 palabras más comunes” en tu idioma!

Muchas de estas palabras probablemente no serán importantes para ti especialmente si recién empiezas a aprender el idioma.

Antes de empezar a aprender un idioma, escribe un documento de una página presentándote y hablando de tu vida. Escribe sobre tu familia, hobbies, escuela, trabajo o cualquier otra cosa que podrías incluir en una conversación. Luego, identifica las palabras más importantes y enfócate en aprender estas primero, así como cualquier otra palabra que las complemente. Por ejemplo, si estoy aprendiendo la palabra para “vegetariano”, también es útil aprender las palabras para “vegetales”, “comer”, “comida”, “carne” y los nombres de algunas de mis comidas favoritas.

Error #5: Creo que la Inmersión trata de vivir en el extranjero

Si crees que solamente puedes estar inmerso en un idioma viviendo en el extranjero, entonces no estás solo. Constantemente me sorprendo de cómo a mucha gente nunca se le ha ocurrido practicar conversaciones online.

Desafortunadamente este es un gran error. Internet se encarga de hacerte fácil la inmersión en un nuevo idioma, donde sea que vivas.

La inmersión tiene mucho más que ver con el ambiente que te rodea que con tu ubicación. Construye un estilo de vida en el que estés expuesto en cada esquina al idioma que quieres aprender -por la música, programas de TV, películas, software y las personas que ves regularmente. Por ejemplo, si estás aprendiendo Francés, mira una película francesa famosa como Amélie que te ayude a prepararte para hablar con hablantes nativos del idioma.

Invierte tu día exponiéndolo al idioma que estás aprendiendo y tus habilidades se desarrollarán a mayor velocidad. Es mucho más fácil de lo que te imaginas.

SOLUCIÓN: 3 pasos para crear un ambiente de inmersión del idioma que estás aprendiendo

Hay 3 cosas fáciles que puedes hacer ahora mismo para crear un ambiente de inmersión del idioma que estás aprendiendo. Primero y más importante, crea una cuenta de Skype que te permita intercambiar conversaciones, puedes conversar enseñando tu idioma nativo a cambio una conversación en el idioma que estás aprendiendo. En este caso italki resulta una buena herramienta de ayuda.

No te sientas intimidado para empezar. La mayoría de personas piensan que su error más grande es ¡no haber empezado cuanto antes!

Segundo, carga archivos del idioma que deseas aprender (música, podcasts, audiobooks, etc.) en tu dispositivo móvil, de tal forma que tengas a nativos hablando (o cantando) para ti donde sea que vayas. TuneIn es un lugar genial para conseguir streaming de radios gratis en el idioma que desees.

Tercero, cambia el idioma de todas tus interfaces digitales (dispositivo móvil, Facebook, computadora, navegadores web) para conseguir una inmersión virtual completa.

Error #6: Me frustro cuando escucho hablar a Nativos del idioma

Una de las primeras cosas que notarás cuando aprendas un idioma es la velocidad en la que hablan los nativos. Incluso si entiendes palabras escritas en una hoja, cuando las escuchas habladas a full velocidad por un hablante nativo, quizá sientas como si estuvieras escuchando una confusa colección de sonidos al azar. Esto se aplica especialmente para quienes están aprendiendo Español, ya que nosotros, hablantes nativos del Español, generalmente hablamos a la velocidad de la luz.

En lugar de frustrarte, ten en cuenta que este desafío puede ser superado entrenando tus oídos para asociar los sonidos del idioma con su forma escrita.

Con unas semanas de ardua práctica puedes entrenarte a ti mismo para escuchar tan bien como puedes leer. Una vez que alcanzas ese punto, lo demás solo se trata de mejorar tu vocabulario y gramática.

SOLUCIÓN: Practica tu comprensión auditiva

Si bien existen muchos buenos métodos para desarrollar tu oído, el que puedes aplicar ahora mismo es buscar un programa de TV o película conocidos (con doblaje y subtítulos en el idioma que estás aprendiendo. Por ejemplo, Harry Potter en coreano), verlo y escucharlo revisando al mismo tiempo los subtítulos. Después de un tiempo, pon a prueba tus habilidades de audición viéndolo nuevamente, pero esta vez con la opción de subtítulos en off.

Además existen herramientas que te permiten escuchar contenidos (audio y video) a velocidad lenta para estudiantes, dependiendo del idioma. A mi especialmente me gusta usar podcasts para escuchar oraciones de velocidad normal a una en la que se pueden identificar cada una de sus partes.

Error #7: Me enfoco en estudiar, estudiar y estudiar todo el tiempo

Si quieres mejorar tus habilidades de un idioma, te recomiendo estudiar menos, NO mas.

A menos que estés estudiando para un examen específico, enterrar tu cabeza en un libro de hecho hará más lento tu progreso de aprendizaje del idioma.

Uno de los errores más grandes que veo que cometemos al aprender idiomas es creer que estudiar un idioma es acerca de adquirir conocimiento. Noticia de último minuto: ¡No lo es! Aprender un nuevo idioma trata de construir habilidades de comunicación. Como cualquier habilidad, tienes que usarla para mejorarla. No te atasques en el estudio de un idioma, pues así olvidarás la razón de por qué lo haces -¡para comunicarte con personas alrededor del mundo!

SOLUCIÓN: ¡Cierra tu libro y escóndelo!

Programa tiempo para reunirte y practicar con hablantes nativos. Es el método más rápido para construir tu habilidad en un nuevo idioma. Puedes usar tus sesiones de conversación como una base para tus estudios y como una oportunidad para practicar lo que has aprendido. De esta forma estás construyendo de ante mano aquella tan importante memoria muscular.

Error #8: Creo que sí o sí tiene que ser ‘difícil’

Si bien aprender un idioma implica muchas cosas, creer que es intrínsecamente “difícil” es uno de los errores más grandes que podemos cometer.

¿Toma tiempo y requiere de mucho compromiso? ¡Absolutamente sí! ¿Puede ser escalofriante e intimidante? ¡Seguro! Pero, ¿es “difícil”? No necesariamente.

Tu actitud hacia el proceso de aprendizaje es el factor más importante que influye en qué tan fácil o difícil será aprender un idioma.

A decir verdad, la dificultad no recae en el idioma en sí mismo, sino mas bien en los métodos de estudio que usas, y en tu actitud hacia el idioma. Haz como los científicos que siempre están probando nuevos teoremas. Encuentra los métodos que te funcionen mejor en lugar de seguir al pie de la letra uno común pero poco efectivo.

SOLUCIÓN: La gran solución aquí es cambiar tu forma de pensar

No busques la perfección o no uses excusas como la mala suerte o “malos genes. Céntrate en metas tangibles a corto plazo y busca métodos y trucos de aprendizaje que te pueden ahorrar horas de estudio y al mismo tiempo hacer del aprendizaje algo fácil.

Existen muchas formas divertidas de aprender idiomas. A mi me gusta aprender escuchando música y a través de sistemas sociales de gamificación como Memrise.

¿Por qué aprender idiomas es fácil?

Los errores son una parte necesaria y valiosa del proceso de aprendizaje de un idioma, pero eso no significa que debas cometer los mismos errores una y otra vez.

Enfócate en la situación en general y siempre busca métodos que faciliten el aprendizaje como nuevos enfoques, sistemas y técnicas. De esta forma, pronto caerás en cuenta que aprender un nuevo idioma es fácil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s